jose hernandez

"Mitre ha hecho del país un campamento, Sarmiento va a hacer de ella una escuela…con Sarmiento va a tener que aprenderse de memoria la anagnosia, el método gradual y los anales de Da. Juana Manso… ¿Pero consentirá el Congreso, consentirán los hombres influyentes de la República, consentirá el pais en que un loco que ya ha fulminado sus anatemas contra el clero y contra la religión, que ha dicho que va a nombrar a una mujer ministra de culto, que es un furioso desatado venga a sentarse en la silla presidencial para precipitar al país a la ruina y al desquicio?"

José Hernández

lunes, 5 de marzo de 2012


La receta argentina,
menos original de lo que dice ser

Sabido es que uno de los nefastos legados de la dictadura fue la deuda externa pública, entre cuyos espúreos orígenes el más importante fue la estatización de deuda privada por u$s 20.000 millones. Nada en esencia distinto a los salvatajes de los quebrantos bancarios sucedidos en EEUU y Europa desde el 2008, financiados con emisiones billonarias en dólares, esto es, a costa del bolsillo popular del mundo entero, que paga y pagará todo esto con inflación.

Pero ¿es cierto que la Argentina es el niño travieso del orden internacional porque emprendió un camino alternativo para resolver su crisis?
Hay que agradecerle a Cristina Kirchner el siguiente pasaje de su mensaje al Congreso del 1° de marzo, para aclarar el mal entendido, al menos y nada menos que en el crucial aspecto del trato con el capital financiero:
“Quiero hablar que en materia de trenes ya están terminados, en el Mitre y el Sarmiento, 166 kilómetros de vías renovadas, con 157 unidades nuevas. Voy a hablar de Sarmiento, Belgrano norte, Urquiza, San Martín, Roca, Ferro Central y Belgrano Carga: en total hemos renovado 448 kilómetros de vías y comprado 553 unidades nuevas; en ejecución tenemos 757 kilómetros de nuevas vías y en coches nuevos 700 unidades a comprar. El total de inversión es de 7.631 millones, hasta ahora, y en lo que nos falta aún 13.591 millones. ¿Si hubiéramos podido invertir más? Sin lugar a dudas, si - por ejemplo – no hubiera tenido que pagar los 19.641 millones de dólares del “corralito” tendríamos los mejores trenes del país. (Aplausos).”
Ya se puede ver: las deudas del “corralito”, esto es, los depósitos que los bancos escamotearon a los ahorristas, por cifras del orden de los u$s 20.000 millones, han sido finalmente pagados por el gobierno, esto dicho de boca de la propia presidente, y como muestra de la prolijidad de su administración.
Este rescate gracioso de la deuda de los bancos efectuada por los Kirchner suma nominalmente lo mismo que la célebre estatización de Cavallo: u$s 20.000 millones. Claro que el dólar de hoy está depreciado respecto del dólar de los ochenta.
Pero la cifra no deja de ser monumental. El proyecto Tren para Todos, presentado por grupos progresistas en oposición al Tren Bala, sumaba u$s 3.100 millones. ¡Lo regalado a los bancos suma casi 7 veces la recuperación ferroviaria del país!
“El proyecto del Tren para Todos plantea para la rehabilitación de los 18 mil kilómetros de vías una inversión de 3.100 millones de dólares, cerca de 2 mil millones de pesos menos que lo previsto para el tren bala. Quienes impulsan el proyecto estiman que para implementar el servicio se necesitarán 300 locomotoras, 900 coches de pasajeros y 15 mil vagones para cargas; de acuerdo a los estudios que realizaron, desarrollaría una velocidad de 120 kilómetros por hora, tres veces el promedio de la actual, mientras que los pasajes podrían costar menos de lo que hoy cuesta uno de ómnibus. En el proyecto se “contempla recuperar la demanda a los niveles de 1989, estimada en unos 12 millones de pasajeros viaje a distancias medias de alrededor de 500 kilómetros.”

Y una incómoda pregunta, para terminar.
Los depósitos de los ahorristas, en otras palabras, los dineros que la sociedad confió a los bancos, no fueron honrados por esos bancos, sino por el gobierno.
El monto de esos depósitos supera largamente el capital propio de esos bancos.
¿Por qué los bancos quebrados siguen siendo propiedad de sus accionistas y no pasaron a ser propiedad de la Nación, ya que es la Nación quien abonó la deuda para la que esos bancos se declararon insolventes?